Subida a unos zapatos.

Te duchas, te maquillas con esmero, te perfumas... pero hasta que no te subes a esos zapatos de tacón extremo, no sufres esa gran metamorfosis desde el interior. De repente, desde lo alto de tus zapatos de tacón te sientes guapa no, guapísima. Y elegante. Y femenina. Y sensual. Te diriges al salón para dejar... Seguir leyendo →

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑